Jackdar Mohammed
“Nos verán a los 30 estudiantes sirios terminar nuestros estudios en México y reconstruir un país.”

Jackdar es un joven originario de Spina, un suburbio localizado en los alrededores de Damasco. Desde pequeño vivió en esta localidad hasta concluir los tres años de preparatoria, y posteriormente ingresó a la Licenciatura en Economía en la Universidad de Damasco, justo cuando el conflicto en Siria comenzaba a aumentar.

Al ser el responsable económico de su familia, se veía obligado a tener un ritmo de vida acelerado: de 8:00 pm a 8:00 am trabajaba en una tienda y más tarde en un restaurante cerca de su hogar; después asistía a la universidad y al finalizar las clases le restaban sólo cuatro horas para comer, estudiar y dormir. Era común para él escuchar el sonido ensordecedor de los disparos y misiles camino a la universidad. El día que una bomba explotó cerca de la tienda donde trabajaba, se dio cuenta de que ni él ni su familia podrían permanecer en Damasco por mucho tiempo, además de que corría el riesgo de ser reclutado por el ejército.

En febrero de 2013 Jackdar salió de Siria en compañía de su familia. Después de un largo viaje en autobús llegaron al campo de refugiados de Domiz en la ciudad de Duhok, en el Kurdistán Iraquí. Al poco tiempo de llegar, Jackdar consiguió un trabajo en una ONG francesa llamada “ACTED”, comenzó realizando labores de movilización comunitaria como parte del equipo para la protección de niños, y dos meses después, se trasladó al Departamento de Monitoreo y Evaluación, que concentraba sus labores en la población del campo.

Jackdar comenzó su candidatura para formar parte de Proyecto Habesha en mayo de 2015, y fue hasta febrero de 2017 cuando pudo ser exitosamente recibido en México. Jackdar es un joven alegre y simpático, su sueño es estudiar Administración de Empresas para poder regresar a Siria para apoyar a su familia y hacer algo grande por su país.

Compártenos
Visítanos

100 x Siria es la campaña de Proyecto Habesha que ofrece la oportunidad de hacer algo por la juventud siria cuyo futuro académico se encuentra en colapso.

Con tu contribución mensual de 100 pesos o más, podremos ofrecerles a nuestros beneficiarios un estipendio mensual que les permitirá contar con lo esencial para vivir durante sus estudios.